lunes, 22 de marzo de 2010

El nuevo San Mamés tendrá 8.000 metros para uso lucrativo del club

El Athletic instalará en las gradas de la nueva infraestructura entre 42 y 96 palcos vips


J. ORTIZ DE LAZCANO.-


El nuevo estadio del Athletic tendrá 8.000 metros para usos lucrativos del club. El proyecto que comenzará a levantarse en las próximas semanas recoge esta reserva de terreno para que la entidad instale allí un restaurante, su museo y otros locales destinados a la explotación comercial. Se trata de alrededor de 2.500 metros más que el reservado para los usos públicos, 5.432, condición exigida por el Gobierno vasco para aportar 55 de los 157 millones de euros que costará el proyecto.

El total de metros cuadrados de construcción será de alrededor de 110.000. Con este dato sobre la mesa, Fernando García Macua sentencia que «la inmensa totalidad de los metros construidos serán del club».

En esos 8.000 metros reservados para uso comercial, el club no incluye los palcos 'vips', que serán entre 42 y 96, una importantísima fuente de ingresos para la entidad. El número final de los que se habiliten depende de la demanda que reciba la entidad en los próximos meses. Hay una cierta inquietud porque saldrán al mercado en tiempo de crisis económica, aunque a la vez se confía en que tengan una gran aceptación. Entre otras cosas, porque se convertirán en pequeños 'txokos' privados en un sitio emblemático de Bilbao y al que sus propietarios podrá acceder cualquier día de la semana.

Asamblea y usos públicos
Uno de las cuestiones que hay que resolver es cómo se conjuga la decisión de la asamblea de compromisarios de que el Athletic tenga un uso exclusivo del estadio y que a la vez se reserven 5.500 metros para el polideportivo municipal, la pista de atletismo de 60 metros y el Centro de Innovación Deportiva y de Medicina en el Deporte, del Gobierno vasco.

García Macua cree que los socios de San Mamés Barria resolverán el asunto. Para empezar, advierte, el uso público se instalará en «espacios nuevos que no existían en el proyecto constructivo» que se llevó a la asamblea. «El Athletic puede gestionar todo el campo y luego revertir determinados espacios a terceros. Salvamos así el requerimiento de los nuevos socios y el acuerdo de la asamblea», se felicita el presidente rojiblanco.

Llegado a este punto, elogia el comportamiento de la Diputación y BBK, «que han tenido el gesto de renunciar a posibles espacios para permitir la entrada de nuevos socios». Y añade: «Es un detalle que merece ser reconocido en público».

El club entiende que el proyecto es, entre otras cosas, «el trampolín definitivo para que Bilbao sea sede del Mundial'2018. Sin nuevo campo, no tendríamos ninguna opción. Ahora esperamos no sólo acoger partidos de la primera fase, sino incluso alguna eliminatoria posterior, asunto en el que estamos trabajando».

García Macua dice estar muy satisfecho una vez que la infraestructura sale adelante. «Es un proyecto espectacular, fuera de lo común y tendrá grandísimo efecto para Bilbao, Vizcaya y Euskadi», se felicita.

Fuente: El Correo