domingo, 11 de octubre de 2009

El Athletic busca vías de financiación para el nuevo estadio sin tener que pedir un crédito

El club rojiblanco baraja cubrir con los 7.000 nuevos socios los 30 millones de euros que deberá aportar para levantar el campo


J. ORTIZ DE LAZCANO.-

El Athletic ultima el plan financiero de inversión en el nuevo estadio de San Mamés, en el que debe aportar entre 25 y 30 millones de euros -además del suelo del actual estadio- de los 175 previstos de coste total de la infraestructura. EL CORREO ha podido saber que el club se siente en disposición de hacer frente a este desembolso sin tener que pasar por entidades bancarias a pedir créditos para endeudarse. El proyecto económico de la junta contempla que sean los nuevos socios los que hagan frente a la inversión que debe acometer Ibaigane.

Sobre el papel, las cuentas salen con una cierta holgura. Los directivos parten de una base. Hoy por hacerse socio hay que pagar 1.200 euros de ingreso, al margen de las cuotas anuales que dan derecho a una butaca. Del campo actual de 40.000 localidades y más de 35.000 socios se pasará en 2015 a uno de 53.000 asientos y 43.000 abonados. Es decir, el club tendrá 7.000 propietarios más.

A 1.200 euros cada uno de ellos, se ingresan, sólo en concepto de cuota de acceso, 8,4 millones, alrededor de un tercio del coste económico que para el club tendrá el nuevo estadio. Pero esta cantidad se elevará con casi toda seguridad. Un directivo consultado por este periódico fue muy claro en este punto. «Los 1.200 euros son en un campo viejo. En un estadio nuevo la cifra se puede elevar hasta los 1.400 ó 1.700». Si se toma la cifra más baja de la horquilla, el ingreso extra se dispararía hasta 9,8 millones.

Pero el proyecto llega más allá, hasta cubrir la totalidad del gasto. Los dirigentes analizan una propuesta por la cual se pedirá a esas personas que se comprometan a estar seis o siete años como socios o, en caso de darse de baja antes, traer a alguien que le sustituya.

El aficionado pagaría la misma cantidad cada año, pero el club se puede presentar ante un banco con esa garantía de cuota cobrada durante ese tiempo. Y, una vez allí, los dirigentes podrían plantear la siguiente pregunta. Este aficionado se compromete a pagar 6.000 euros en siete años. ¿Cuánto me dan por que le traspase esos ingresos? ¿4.500 euros, 5.000...? En estos momentos, los socios pagan entre 300 y 900 euros anuales, según la localidad.

«En estos momentos trabajamos con la idea de hacer una operación financiera apalancándonos en los 7.000 socios nuevos. Y, desde luego, el planteamiento es no tener que ir a pedir créditos», destaca un alto dirigente.

Réditos desde el principio
Por este lado, los números cuadran. Pero hay un asunto más a resolver. El Athletic debe comenzar a poner dinero en el estadio desde el próximo año. No desembolsará los 25 ó 30 millones al contado, sino que lo hará con una periodicidad anual. Hace falta que el nuevo campo comience a dar dinero para hacer frente al próximo gasto.

Aquí entraría una campaña agresiva de captación de socios que permitiría al club recoger liquidez. El planteamiento de la misma sería algo así como lo siguiente: hacerse socio hoy cuesta 1.200 euros. En el nuevo campo se puede ir a los 1.400 ó 1.700. Si una persona se inscribe y paga ahora la entidad se lo deja en 1.200 ó 1.300 y le dará ventaja sobre los apuntados a última hora en la elección de localidades. Es una fórmula atractiva para todos. A los abonados se les reduce el coste y tienen prioridad sobre las butacas. Al club le permite comenzar a ingresar dinero prácticamente desde el momento en el que ponga la primera piedra