miércoles, 29 de julio de 2009

San Mamés ya está para jugar

La empresa Cengotita concluye catorce horas antes de lo previsto la instalación del nuevo césped

J. ORTIZ DE LAZCANO.-


El gran reto concluyó con éxito y antes de lo previsto. La empresa de jardinería Cengotita, con sede en Abadiño, colocó ayer el nuevo césped de San Mamés, que sustituye al levantado tras el concierto del domingo de Bruce Springsteen.

A las diez de la noche, en catorce horas menos de las 36 previstas, los operarios de la compañía de Abadiño concluyeron su labor. San Mamés lucía un nuevo césped llegado desde Holanda en 25 camiones frigoríficos a cuatro grados de temperatura.

«Ha sido una labor complicada, pero la hemos saldado con éxito. El campo ya está para que se juegue en él», relató a EL CORREO Roberto Cengotitabengoa, responsable de la empresa vizcaína a las diez de la noche, pocos instantes después de concluir la obra.

Se había enfrentado a una tarea sin precedentes. Retirar el césped y colocar uno nuevo en 36 horas. Con unas condiciones climáticas perfectas (ni excesivo calor ni lluvia) empezaron a arañar tiempo al cronómetro desde el primer momento.

Los operarios de la productora de Springsteen retiraron a las diez de la noche del lunes, dos horas antes de lo previsto, el material colocado sobre el campo.

A partir de ese momento, 28 empleados de Cengotita comenzaron su frenética tarea. A las cinco de la madrugada ya habían retirado el viejo césped. A las nueve de la mañana, tres horas antes de lo recogido en la planificación, comenzaron a colocar los tepes (rollos de 2,5 metros de ancho por 15 de largo y 3,5 centímetros de espesor) llegados en camión desde Holanda. «El grosor es mayor del habitual. Tiene como objetivo que se asiente mejor y que no se levante», explica Cengotitabengoa.

La hierba llega desde Calunga (Holanda) y ha sido suministrada por la compañía holandesa Hendricks, la única capaz de garantizar una renovación en tiempo exprés del césped y que cultiva al año 300.000 metros cuadrados de césped. En España, ya había logrado levantar en 2008 el campo del Santiago Bernabéu con un plazo de ocho días hasta el próximo partido.

Los últimos retoques se darán hoy mismo. Se pintarán las rayas del terreno y se colocarán las porterías. Todo estará a punto para las seis de la tarde, cuando el Young Boys suizo entrene. Curiosamente, será el rival de mañana en la previa de acceso a la Liga de Europa quien estrene el nuevo césped de San Mamés. El que puede ser el último de un campo que cumplirá cien años en 2013. «Con esta hierba se jugará hasta el traslado al nuevo estadio (previsto para 2014). A no ser que venga de nuevo Bruce», suspira Cengotitabengoa.

Fuente: El Correo