lunes, 29 de junio de 2009

Las dudas del Gobierno inquietan a los socios del nuevo San Mamés

La sociedad que construirá el campo se reunirá para valorar la negativa del Ejecutivo a financiar el proyecto

ROBERT BASIC.-

San Mamés Barria, sociedad integrada por el Athletic, la BBK y la Diputación, además de la participación del Ayuntamiento de Bilbao, tiene previsto convocar una reunión para valorar la negativa del Gobierno vasco a financiar la construcción del nuevo campo. La consejera de Cultura, Blanca Urgell, manifestó ayer en una entrevista con EL CORREO que el Ejecutivo no contempla una partida de 55 millones de euros -cantidad que ha pedido a Lakua el diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao- para la construcción del estadio. «La política del departamento ha sido y debería seguir siendo apoyar otros deportes y no aquellos que están más profesionalizados (...). Es algo que nos excede mucho», precisó en alusión a la cantidad exigida.

El Athletic guarda silencio y no piensa mover ni un dedo sin antes consultarse con sus socios. De ahí la necesidad de celebrar una pronta reunión que desbloquee la actual situación de inmovilidad. El club, tal y como adelantó EL CORREO, ha remodelado el proyecto original y ha recortado 5.000 localidades para generar un ahorro de 60 millones de euros. El coste del futuro San Mamés se ha reducido a unos 175 millones -antes estaba presupuestado en 235- y ahora sólo queda por saber quién pondrá el dinero y cuánto.

Cita con Macua

San Mamés Barria lleva mucho tiempo intentando involucrar al Gobierno vasco en la construcción del nuevo campo. Hasta ahora no lo ha conseguido y, a juzgar por las palabras de la consejera, tampoco lo tendrá fácil de cara al futuro. Urgell, no obstante, ha reconocido que está dispuesta a hablar con Fernando García Macua para abordar el tema de la financiación. Dejó claro, sin embargo, que «plantear un gasto de 55 millones cuando nuestro presupuesto es de 150 nos produce un susto tremendo».

El Ejecutivo autonómico aportó en su momento dinero para Anoeta, pero Urgell insistió en que se trata de dos casos «distintos». Esgrimió que se trata de «instalaciones públicas», mientras que San Mamés no contempla este tipo de usos. «Nuestro ingrato papel es racionalizar los temas y fijar prioridades», concluyó.

Si Lakua sigue en sus trece y opta por permanecer fuera del proyecto, que debería iniciarse después del verano, los costes se repartirían entre los tres socios. El Athletic tendría que poner 40 millones -los obtendría, dice, mediante una línea de crédito- y los 135 restantes recaerían sobre la BBK y la Diputación de Vizcaya. El Ayuntamiento, por su parte, aportaría entre 10 y 15 millones en forma de condonación de tasas e impuestos. La pelota está en el tejado de San Mamés Barria.

Fuente: Canal Athletic