jueves, 20 de septiembre de 2007

El ingeniero consultado por el Ayuntamiento confirma la viabilidad de usar el arco de San Mamés como pasarela

Javier Manterola, que ideó el Puente Euskalduna, opina que el desmontaje y posterior traslado del arco es "perfectamente posible"

El emblemático arco de San Mamés podría pasar a formar parte del paisaje urbano de Bilbao cuando el actual estadio rojiblanco sea derribado para construir el nuevo, y de esta manera no acabar como chatarra. Así lo ha anunciado anoche el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, que precisó que la emblemática estructura formaría parte de una pasarela que uniría la península de San Mamés con la zona de de Sarriko. "Si el Athletic nos deja, uno de los puentes de Zorrozaurre podría ser el arco de San Mamés", señaló el primer edil bilbaíno, después de que el encaje del arco en el futuro estadio rojiblanco fuera descartado hace ya meses por los arquitectos del campo.

El Ayuntamiento de la Villa ha contactado con Javier Manterola, el ingeniero navarro que ideó el Puente Euskalduna, para conocer su opinión sobre la viabilidad de la operación. Manterola ha explicado que hace unos meses fue requerido por el ingeniero José Ramón Odriozola para conocer la viabilidad de este proyecto. Y tras medir las dimensiones exactas de la estructura, estudió varias ubicaciones posibles para el emblemático arco que data de la década de los 50, y las envió al Ayuntamiento de Bilbao.

El ingeniero navarro opina que el desmontaje y posterior traslado del arco es "perfectamente posible". "Es muy grande, y habrá que subdividirlo en dos o tres trozos, cuantos menos mejor. Pero se puede hacer, con un empalme adecuado en el sitio", afirmó. Javier Manterola cree que el arco podría utilizarse como pasarela peatonal. No obstante, su ubicación sólo tendrá, en principio, un uso decorativo, y no se incluiría en los planes de ordenación de Zorrozaurre, según fuentes municipales.

Mientras tanto, la Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y la Peña Deusto del Athletic, luchan por preservar el arco del estadio bilbaíno. Su destino final puede ser, además, uno de los puntos que aborden los compromisarios del club rojiblanco en el Asamblea que tendrá lugar el próximo 25 de octubre. De momento, el presidente de la entidad bilbaína, Fernando García Macua, ya ha visto el proyecto.