jueves, 27 de septiembre de 2007

El Athletic apoya el plan de Azkuna para convertir el arco de San Mamés en un puente

El enorme forjado de hierro se retiraría del estadio para transformarse en una pasarela peatonal que enlace Zorrozaurre y Sarriko «Los expertos creen que esta hermosa bilbainada es viable», dice el alcalde

Todo apunta a que, una vez demolido el estadio, el arco de San Mamés no será troceado y sus miles de pedazos resultantes entregados a los socios del Athletic a modo de recuerdo imborrable de 'La Catedral', como así había prometido su actual máximo responsable, Fernando García Macua, durante la campaña electoral a la presidencia de la institución rojiblanca. El club de Ibaigane anunció ayer que «colaborará» con la idea esbozada por el alcalde, Iñaki Azkuna, de convertir la singular estructura de metal en una pasarela peatonal sobre la ría. El puente uniría Zorrozaurre con Sarriko.

«El Athletic acoge con interés esta iniciativa -que permitirá conservar este símbolo-, y muestra su disposición a colaborar con el Consistorio para que, una vez concluido el nuevo San Mamés, el arco del viejo campo pueda seguir siendo, como hasta la fecha, un icono de nuestra villa», anunció el club de fútbol en un escueto comunicado.

Horas antes, el propio Azkuna había presentado en el Ayuntamiento varios fotomontajes sobre cómo quedaría plasmada lo que, por ahora, es sólo una idea. «No hay proyecto aún, simplemente es una declaración de intenciones, aunque, de llevarse a efecto, sería una bilbainada hermosa», valoró el primer edil.

Azkuna, quien desveló la semana pasada la existencia de este plan municipal en un programa de la cadena Bilbovisión, comenzó ayer su intervención dando gracias a «la gran cantidad de vecinos que me han hecho llegar diversas propuestas sobre el arco». Construido en 1953, el elemento arquitectónico cuenta con 115 metros de longitud y fue, en su momento, la mayor estructura de hierro forjado sin apoyos centrales de España y una de las más importantes del mundo.

Muchas de las proposiciones que llegaron al Ayuntamiento bilbaíno pedían situar el elemento más emblemático del actual San Mamés en el Parque Etxebarria, pero esta idea no satisfacía a las autoridades locales. La solución llegó un buen día a través de un correo electrónico. El alcalde no desveló ayer el nombre del remitente, pero sí reconoció que le arrojó «luz» sobre la singular ocurrencia.

«El arco de San Mamés convertido en un puente sobre la ría, que bilbainada más hermosa», repitió Azkuna. En este sentido, habría que hacer algunas modificaciones, como dotar de una base pavimentada a la estructura metálica, que debería ser recortada, ya que la distancia entre la orilla de Zorrozaurre y la de Sarriko es de 101 metros, 15 menos que la medida del emblemático símbolo. Aunque, según los expertos, en este caso es mejor que sobre que no que falte.

«Hay tiempo»

«Lo consulté con los ingenieros José Ramón Odriozola y Javier Manterola -autor del puente Euskalduna- y me dijeron que la idea era factible, que se puede cortar», apuntó Azkuna. El alcalde también informó del plan a sus más estrechos colaboradores, al diputado general y al propio presidente del Athletic. «Macua me dijo que le gustaba la idea», apuntó.

El regidor pensó en presentar la iniciativa antes de las elecciones, pero «la prudencia me dijo que no, porque muchos me hubieran acusado de electoralista». Ahora, el reto pasa por buscar la financiación y el modo de descolgar el arco sin que sufra daños durante la demolición del campo. Azkuna espera que el Athletic ceda sin coste alguno el símbolo, algo que el club de Ibaigane aún no ha aclarado. «Tenemos tiempo, porque las obras del nuevo San Mamés acabarán antes que la reforma integral de Zorrozaurre», se conjuraba ayer el alcalde.