jueves, 8 de marzo de 2007

La reubicación de los socios en el futuro San Mamés será tarea de la próxima Directiva

El proceso se desarrollará en dos fases y comenzará en 2010, cuando los graderíos y el número de asientos sean definitivos

Unai Larrea Bilbao
El traslado de los socios del viejo al nuevo San Mamés será una operación compleja que competerá a la próxima Junta Directiva del Athletic, la que salga del proceso electoral que se abrirá este verano, ya sea en junio (poco probable), en agosto o en septiembre. Tras la presentación el pasado martes de la maqueta del futuro estadio rojiblanco, muchos socios se hicieron la misma pregunta: «¿Y dónde me voy a sentar yo en el nuevo campo?». Será ésa una pregunta que no tendrá respuesta en no menos de tres años, hacia mediados de 2010, cuando el nuevo estadio sea ya casi una realidad y su proyecto constructivo sea ya definitivo, es decir, cuando esté totalmente definida la configuración de los graderíos, y cuando el número y la ubicación de cada una de las casi 56.000 butacas sean ya definitivos.

«Hay que tener en cuenta que lo que presentamos el martes no deja de ser una aproximación del proyecto básico. Éste experimentará cambios hasta su redacción definitiva, e incluso en el proyecto de ejecución, como es habitual en una construcción de este tipo, se introducirán nuevas modificaciones en los graderíos, en los asientos, en las bocas de acceso… Por ello, el número definitivo de asientos y localidades disponibles no se conocerá hasta que la construcción del campo esté muy avanzada, y antes de conocer eso no te puedes poner a asignar localidades a los socios», señalaba ayer a DEIA una fuente del Athletic. Toda vez que el nuevo San Mamés no podrá albergar partidos antes de finales de 2010, el proceso de reubicación de los socios no podrá comenzar hasta unos meses antes, hacia mediados de dicho año.

En dos fases

Esta reubicación, según estima la actual Junta, deberá llevarse a cabo en dos fases, pues también serán dos las fases constructivas del estadio. En la primera, la que concluirá a finales de 2010, el nuevo campo carecerá de su Fondo Este, pues se asentará sobre la actual Tribuna Principal y ésta no puede ser demolida con anterioridad porque el Athletic debe jugar hasta entonces en el viejo campo. «Cuando las tres cuartas partes del nuevo campo estén ya construidas procederemos al traslado del equipo y de los socios, y ya ahí se tendrá que llevar a cabo una primera reubicación, que será provisional. Un año más tarde (a finales de 2011), cuando el nuevo campo esté ya totalmente construido, se deberá proceder a una segunda reubicación, la definitiva, pues habrá socios que por deseo, capricho o necesidad desearán ser alojados en el futuro fondo Este, el último en construirse», explicaba la citada fuente.

¿Cómo se llevará a cabo un proceso tan complejo? «La decisión será de la Junta Directiva del momento, pero lo habitual en estos casos suele ser recurrir a una empresa de logística con experiencia en traslados de este tipo. Yo entiendo que el primer criterio será de correlación o equivalencia, es decir: un socio que en la actualidad ocupa la Tribuna Principal será reubicado en la futura Tribuna Principal, y así con el resto de localidades. Obviamente, habrá mucha gente que, al haber una mayor oferta de asientos, querrá cambiar de localidad por el motivo que sea: por visibilidad, por comodidad, por ubicarse con los amigos… Ése deberá de ser otro proceso en el que habrá una serie de preferencias, y la antigüedad suele ser un criterio básico de asignación en estos casos», apuntan desde Ibaigane.

Los nuevos socios, al final

Será sólo entonces, cuando los socios titulares hayan hallado ya su acomodo definitivo, cuando se proceda a la asignación de las localidades de los nuevos socios. En este caso, el criterio deberá de ser el de la fecha de solicitud de ingreso, es decir, el orden en la lista de espera.

Fuente: Deia