martes, 9 de septiembre de 2014

La pantalla led de Poza será la primera en operar

ES LA DE MENOR TAMAÑO DE LAS TRES INSTALADAS EN EL EXTERIOR DE SAN MAMÉS, SUPONDRÁ UNA INVERSIÓN DE MILLÓN Y MEDIO DE EUROS Y PROYECTARÁ SUS CONTENIDOS DESDE EL PRÓXIMO MARZO

PAKO RUIZ

Se convertirá en uno de los símbolos de San Mamés. El escudo del Athletic se adapta a los nuevos tiempos y se proyectará desde la nueva pantalla led instalada en la fachada de la Tribuna Sur a partir del próximo mes de marzo, cuando esté operativa la primera de las tres plataformas tecnológicas incrustadas en lugares estratégicos de la nueva piel de La Catedral y que servirán también como soportes publicitarios que permitan al club generar en el futuro unos ingresos atípicos aún sin determinar en su cuantía.



San Mames Barria se ha inclinado por comenzar desde la fibra sentimental. La de menor tamaño de las tres pantallas led será la primera en activarse y supondrá de salida un desembolso de poco más de 1,5 millones de euros, según recoge el contrato de licitación de la infraestructura, aunque los cinco socios propietarios del campo -Athletic, Diputación Foral de Bizkaia, Gobierno vasco, BBK y Ayuntamiento de Bilbao- manejan una inversión inferior, acorde a la resolución de las últimas adjudicaciones, todas ellas por debajo del coste previsto.

bilbao hotel accommodation

La pantalla led que se orienta a la emblemática calle Licenciado Poza, curiosamente la última de las tres en edificarse, tendrá el honor de inaugurar unas proyecciones audiovisuales que en su inicio se limitarán a información corporativa del Athletic, como la del propio escudo de la entidad -cuya imagen se proyecta a día de hoy bajo un soporte fijo-, ventas de entradas, imágenes históricas... alternadas con mensajes publicitarios de los principales patrocinadores del club. Tras esos contenidos propios, se abrirá la puerta a la entrada de firmas privadas, con las que San Mames Barria gestionará ingresos extraordinarios.

La elección de la estructura tecnológica, a la altura de la calle Pichichi, tiene una razón estratégica, ya que se convierte en punto de referencia visual del campo desde el corazón de Bilbao, como ocurría con la ubicación del escudo en el viejo San Mamés. Esa orientación a Licenciado Poza se entiende como algo identitario, por lo que la sociedad propietaria del campo no ha dudado en apostar de salida por esta pantalla led, pese a que sea la de menor impacto en volumen, con sus 15 metros y medio de ancho y 9,8 metros de alto. Mientras, las otras dos plataformas, la de la Tribuna Norte y la de la Este, deberán esperar a su activación.

El contrato de licitación de esta plataforma audiovisual obliga a una duración de obras de la misma de tres meses a partir de la adjudicación, que está prevista que se resuelva antes de que finalice el presente año, y exige un mantenimiento inicial de diez años al margen de futuras prórrogas. Los módulos estarán compuestos por led de alta durabilidad de brillo modelo Nichia y con capacidad para uso a plena luz de día, al mismo tiempo que dispondrá de regulación de brillo mediante sensores de luz, software y por franjas horarias.

RETRASOS La instalación de esta tecnología ha dado múltiples quebraderos de cabeza a la sociedad propietaria del campo, que licitó la obra el 31 de enero de 2013 por 3,3 millones de euros. Cuatro meses después, como adelantó DEIA, tuvo que renunciar al proyecto, una vez que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Bilbao, uno de los socios de San Mames Barria, se negó a conceder la pertinente licencia municipal para su construcción, ya que, en su opinión, estas pantallas gigantes ocasionarían un “fuerte impacto visual” que afecta de forma negativa en los puntos de intenso tráfico rodado, lo que podría provocar distracciones en los conductores debido a la proyección de imágenes desde el exterior de la fachada del campo. El resto de socios recibió la notificación con cierta sorpresa.

El debate resultó intenso dentro de San Mames Barria de cara a buscar un consenso que permitiera retomar la idea original, objetivo que se consumó al levantar el veto municipal. No en vano, el proyecto destaca las bondades de estas cortinas led, ya que, según los informes técnicos, “presentan una excepcional calidad de imagen”, además de que con ellas se pretende conseguir “un sistema con tecnología de calidad, contemporáneo e integrado en el diseño arquitectónico del campo”.