domingo, 23 de septiembre de 2012

'La Catedral' se rinde a Iribar

Los aficionados corearon el tan famoso cántico: "Iribar, Iribar es cojonudo, como Iribar, no hay ninguno"

JUANMA MALLO

'La Catedral' se rindió a José Ángel Iribar, a el Chopo, en el cincuenta aniversario de su estreno como portero del Athletic. El exportero, traje gris y corbata rojiblanca, recibió una atronadora ovación de la afición de San Mamés, entregada a un ídolo para muchos generaciones de hinchas.




Diez minutos antes del duelo contra el Málaga, fueron apareciendo los guardametas que le han sucedido en el Athletic. Luego, Raúl, titular, y el lesionado Iraizoz, le entregaron unos guantes. "Mila esker", agradeció el exguardameta internacional, mientras la gente coreaba el tan famoso cántico: "Iribar, Iribar es cojonudo, como Iribar, no hay ninguno".

Hace 50 años, aquel 23 de septiembre de 1962, fue también el Málaga el rival del Athletic, si bien en La Rosaleda, en un choque en el que Iribar tuvo que saltar al césped para relevar a otro legendario guardameta, Carmelo Cedrún, lesionado. En el estadio malagueño, El Chopo empezó a forjar una inigualable trayectoria que le llevó a ser el jugador que más partidos ha disputado con el conjunto vasco (614), a lo largo de 18 temporadas en las que conquistó dos títulos de Copa (1969 y 1973) y el subcampeonato de la Copa de la UEFA de 1977.

Con la selección española, Iribar (Zarautz 01-03-1943), que llegó a Bilbao en 1962 procedente del Basconia, jugó 49 partidos y formó parte del equipo que conquistó la Eurocopa de 1964 tras derrotar en el Santiago Bernabéu a la Unión Soviética de Lev Yashin, 'La araña negra', un meta al que admiraba.

Tan destacada trayectoria le generó el respeto y la admiración del mundo del fútbol en general y la adoración en particular de la afición del Athletic, que hoy le ha recordado, en un homenaje tan sencillo como emotivo, que para ella "como Iribar no hay ninguno".