viernes, 27 de enero de 2012

Los impagos de Lakua llegan hasta las obras del estadio San Mames Barria

EL EJECUTIVO ADEUDA SUS APORTACIONES DE 2011 Y 2012 SIN QUE ELLO HAYA SUPUESTO RETRASOS EN LAS OBRAS

Los problemas financieros del Ejecutivo vasco afectan incluso a uno de los proyectos más grandes de los que se plantean en materia de infraestructuras. Fuentes cercanas al Athletic Club confirman a DEIA que el Gabinete de López ha demorado sus cuotas a la sociedad San Mames Barria, la entidad que gestiona las obras del nuevo campo de fútbol de la capital vizcaina, ya en marcha.

Así, los 9,6 millones de euros que estaba previsto que el Gobierno aportase como pago correspondiente al año 2011 y los tres millones de euros que debería aportar en este 2012 -de un total de 15,6 millones comprometidos- aún no han sido enviados desde las arcas públicas de Lakua a la sociedad que gestiona la construcción de la nueva infraestructura, cuyas obras está previsto que concluyan en marzo de 2015.

SIN DESMENTIDOS Ayer, Josu Urrutia, presidente del Athletic Club, no confirmó ni desmintió este asunto concreto en la rueda de prensa que ofreció en la sede del club, en Ibaigane. Al ser preguntado, el presidente rojiblanco no entró a valorar este tema aunque implícitamente admitió que algo está ocurriendo cuando afirmó que "no afecta a lo que estaba previsto". El lekeitiarra además apuntó que "en todo caso todas las variables económicas hay que dejarlos en el ámbito interno de la sociedad San Mames Barria", por lo que no ofreció más detalles al respecto.

De hecho, el anuncio del retraso en los pagos del Gobierno del PSE a las obras de San Mames Barria no son una novedad. Este periódico ya se hizo eco de la noticia el pasado mes de noviembre. Esas cuotas siguen sin llegar a las arcas de la sociedad que gestiona el nuevo campo. Hace dos meses DEIA informó que "el plan inicial era inyectar dinero a la infraestructura hasta 2015". Ahora, se sabe que los pagos de Lakua se demorarán hasta 2017, dos años después de que haya finalizado la obra.

Con todo, y al menos de momento, las obras del que será el nuevo estadio del club rojiblanco siguen con toda normalidad y no se han anunciado retrasos que vayan a afectar la fecha de finalización de las mismas, por lo que el retraso del Gobierno socialista no tiene efectos sobre ese aspecto.

Junto al Athletic y el Gobierno vasco, la Diputación de Bizkaia y la caja de ahorros BBK participan en el proyecto cumpliendo con los pagos.
Fuente: www.deia.com