miércoles, 16 de noviembre de 2011

El Athletic estudia regalar entradas para el partido de Liga Europa frente al Slovan

La medida pretende mejorar la imagen de San Mamés y contar con el apoyo de la afición para optar al primer puesto del grupo w Socios que retiraron el abono serían los principales beneficiarios

JOSERRA CIRARDA

"Queremos mejorar la asistencia a San Mamés en los partidos de Liga Europa porque pretendemos terminar primeros de grupo. Por eso estamos valorando la posibilidad de adoptar medidas especiales para el próximo partido", frente al Slovan de Bratislava, "para dar una imagen diferente y tener más afluencia de gente". Las palabras del presidente Josu Urrutia denotan la preocupación que la Junta Directiva del Athletic tiene con respecto a la presencia de espectadores en La Catedral durante la presente temporada. Por esa razón, los rectores rojiblancos barajan la posibilidad de facilitar entradas a determinados colectivos para que San Mamés muestre sus mejores galas en el encuentro del próximo 1 de diciembre, correspondiente a la quinta jornada de la Liga Europa, en el que una victoria ante los eslovacos unida a un empate o una derrota del Paris Saint-Germain en el Red Bull Arena de Salzburgo otorgaría el primer puesto del grupo al equipo que dirige Marcelo Bielsa.

Y es que la imagen que ofrecieron las gradas de La Catedral en el anterior partido europeo, disputado el jueves 20 de octubre ante el Salzburgo, fue pobre, con apenas 25.000 espectadores en sus tribunas. Se da la circunstancia además que la UEFA obliga al Athletic a liberar toda la tribuna Sur Baja para ubicar en ella exclusivamente a los seguidores del equipo visitante, lo que ese día agravó la sensación de vacío en el campo bilbaino.

El problema con que se encuentran los rectores de Ibaigane a la hora de tomar medidas que abaraten el coste de las entradas para ese encuentro es que un buen número de socios, abonados y socios Barria retiraron en su día un abono conjunto que permitía el acceso a los tres enfrentamientos de la competición continental, con una reducción del precio de las entradas que variaba entre los nueve y los quince euros, dependiendo de la localidad. Por esta razón, la alternativa que cuenta con más posibilidades para que San Mamés sea el primer jueves de diciembre una auténtica olla a presión es que el club regale entradas.

Los colectivos que se verían beneficiados con esta medida podrían ser precisamente los poseedores de los diferentes abonos, que recibirían un pase adicional para que pudieran ir al partido acompañados de un menor de edad. Además, la Junta Directiva también estudiará la conveniencia de aumentar el número de entradas que dan habitualmente a las empresas que forman parte de la Fundación Athletic, así como a los socios más antiguos del club. De esta forma San Mamés daría apariencia de lleno ante los eslovacos.

La segunda posibilidad afectaría a los socios que decidieron no retirar el abono que daba derecho a presenciar los tres partidos, así como al público en general. Todos ellos se verían beneficiados con una rebaja en el precio de la entrada, que en el caso de la visita del PSG a Bilbao osciló entre los 35 y los 20 euros, para los socios, y entre 100 y 45 para el público en general.

DESCENSO DE ESPECTADORES 

Esta medida que estudiará la Junta Directiva que preside Josu Urrutia en su próxima reunión de trabajo trata de contrarrestar el ligero descenso de espectadores que registra San Mamés este curso con respecto a la pasada temporada, al menos en lo que respecta a los encuentros de Liga. Y es que si en los seis primeros partidos de la pasada campaña, La Catedral acogió a unos 216.000 fieles -según datos de los medios de comunicación, ya que el club no facilita la cifra oficial de asistentes-, este año la cifra se frena en los 209.000. Un descenso ligeramente superior a los mil espectadores por partido que puede tener su razón de ser en la disparidad de horarios fijados por la Liga de Fútbol Profesional. Y es que el Athletic ha jugado sus seis partidos como local en cinco horarios diferentes: desde las 16.00 horas en que se estrenó ante el Rayo Vallecano hasta las 22.00 horas en que disputó sus partidos ante el Betis, un domingo, y el Atlético de Madrid, un jueves, pasando por las 18.00 horas ante el Villarreal; las 20.00, frente al Barcelona, y las 21.00, contra Osasuna, en un atípicio lunes de fútbol.

Fueron precisamente los enfrentamientos fijados para las 22.00 horas los que menos espectadores registraron: 28.000 ante el equipocolchonero y 30.000 frente al Betis. En el lado contrario de la balanza se sitúa el partido contra el campeón culé en el que se rozó el lleno con 39.000 asistentes.

En la competición continental, los números son más preocupantes, ya que contra el PSG apenas se alcanzaron los 30.000 espectadores, mientras que contra el Salzburgo fueron 25.000 los asistentes.
Fuente: DEIA