jueves, 4 de agosto de 2011

The Lane, un símbolo centenario





IVÁN NOGUERA | BILBAO..-

El Athletic intentará el sábado (18.15) doblegar al Tottenham de Harry Redknapp, en la que será la última piedra de toque para los ingleses, que comenzarán la Liga siete días después de enfrentarse a los leones. También servirá para ver las opciones reales de los chicos de Marcelo Bielsa de cara a la vigente temporada contra un rival de entidad, que tuvo un papel protagonista en la pasada 'Champions' -fue eliminado por el Real Madrid- y se presume como uno de los favoritos para hacerse con la Europa League esta temporada.

El Tottenham Hotspur nació muy cerca del actual White Hart Lane, su estadio, en 1882. Varios jóvenes de un club de críquet y los alumnos de un instituto de la zona decidieron fundar un equipo en un barrio del norte de Londres. Este nuevo conjunto adoptó su nombre (Hotspur) por un viejo héroe local, un noble inglés conocido como 'Harry Hotspur', hijo menor del duque de Northumberland, que poseía tierras en el barrio principal de Tottenham, High Road. William Shakespeare inmortalizó al noble en su obra 'Ricardo II' por ser un intrépido guerrero. Los fundadores del club, conocedores de la historia, creyeron que su apellido daría prestigio, coraje y nobleza a su escuadra, y así la bautizaron.

En 1895, el equipo se profesionalizó, y sólo 4 años después se mudó al que a día de hoy es su estadio, White Hart Lane. Es uno de los campos más antiguos de Inglaterra, con más de 112 años de historia, donde se han forjado múltiples hazañas. El primer partido que se disputó en The Lane (como lo conocen sus aficio
nados) fue una victoria 4-1 ante el Notts County. Se dieron cita 5.000 seguidores. En la actualidad su aforo es de 36.310 espectadores, aunque en épocas anteriores, en las que las medidas de seguridad en los campos de fútbol brillaban por su ausencia, se llegaron a contabilizar 75.038 aficionados en un partido de Copa ante el Sunderland, en 1938.

Dentro de los grandes logros de los 'spurs' figura el título de la FA Cup -por entonces Copa de la Liga- en 1990 cuando militaban en Segunda, algo que ningún otro equipo inglés ha podido repetir hasta la fecha. En 1961, consiguieron el doblete, consumando sendas victorias en la Liga (First Division) y en la FA Cup, dejando así en evidencia una palabras del mítico entrenador del Arsenal Herbert Chapman, quien tras cantar cuatro alirones consecutivos con los 'gunners', vaticinó: «Nadie conseguirá el doblete en este siglo». Con estadios separados por apenas 6 kilómetros hasta 2006, el Arsenal es sin duda alguna el mayor rival del Tottenham. Ambos protagonizan uno de los derbis más apasionantes de la Premier año tras año.

Muchos han sido los jugadores de calidad que han pasado por este club del norte londinense. Leyendas del deporte rey como Paul Gascoigne, Gary Lineker, Jurgen Klinsmann y Teddy Sheringham escribieron a base de talento y juego vistoso la historia del carismático Tottenham, en el que un gallo de pelea -escudo de la entidad y también su mascota- contempla desde lo alto de una de las gradas (East Stand) lo que sucede en el terreno de juego. Es un símbolo que ejemplifica el carácter combativo que ha caracterizado siempre al equipo desde sus inicios.

Carácter guerrero
Tras la demolición y posterior construcción del estadio de Wembley, sede de la selección absoluta en sus partidos como local, White Hart Lane fue el elegido para albergar algunos amistosos de los 'pross'. Además, ha sido recientemente designado para acoger partidos internacionales de las categorías inferiores de Inglaterra. Con su lema «Atreverse es hacerlo», este equipo londinense de sangre noble encara los partidos con su particular espíritu guerrero. The Lane dictará sentencia el sábado.


Fuente:  El Correo