lunes, 30 de mayo de 2011

La waka-caravana se acerca a San Mamés

Más de un millar de personas y veinte vehículos pesados mueve el show que Shakira presentará el sábado en Bilbao

Consagrada como la mayor diva latina e impulsada al orbe con su mundialístico hit ‘Waka Waka’, Shakira retorna, tras pasar en noviembre por el BEC, con su espectáculo rodado y apto para toda la familia, cuyo guion volverá a reproducir. Eso sí, adaptado a las grandes dimensiones del estadio de San Mamés que, tras las visitas de los Rolling Stones (2003) Bruce Springsteen (2009) y AC/DC (2010), abre de nuevo sus puertas a la música popular.

La estrella colombiana cierra en Bilbao un periplo español de cinco fechas que inició ayer en Barcelona y que pasa también por Valencia (hoy), Almería (miércoles) y Madrid (viernes). El concierto de la Ciudad Condal, al que acudió la plantilla al completo del Barça, incluido Pep Guardiola, se retrasó más de una hora por la expectación mediática que generó su presencia en el Estadio Olímpico. El show –teloneado por Dani Martín, vocalista de ‘El canto del loco’– comenzó con un «Bona nit» al ritmo de los acordes de ‘Why Wait’ que enfervorizó al personal. Poco después, la cantante se mostró «feliz de estar aquí en Barcelona, sobretodo en un día como éste que hay tanto que celebrar. Espero haceros sentir como en casa, porque esto es ahora mi casa». El público cayó a los pies de la colombiana.

Pero lo mejor estaba todavía por llegar, ya que acto seguido Shakira invitó a subir al escenario a los jugadores del Barça Piqué –su novio–, Xavi, Villa, Pedro, Busquets y Bojan y les pidió que imitaran su inimitable movimiento de cadera al ritmo «Whenever wherever». El espectáculo fue un homenaje de la cantante a los campeones de Europa, en compensación por no haber podido estar el sábado en Londres (ofrecía en Marruecos la única parada africana de su tour) para ver jugar a su novio, cuya presencia el sábado en San Mamés se da por segura.

Shakira retorna embarcada en un nuevo tramo europeo por grandes auditorios de la gira ‘Sale el Sol’, un periplo de un año completo por cuatro continentes que cuando finalice habrá incluido 103 conciertos. Aunque el tour no figure entre los diez más recaudadores del último años, la infraestructura que moviliza Shakira desde que el 2 de mayo arrancara en Bolonia su nuevo tramo continental al aire libre es comparable a la de las más grandes estrellas del pop. Un enorme escenario de 38 metros con pasarela frontal y pantallas gigantes, unos 400.000 watios de luz y 250.000 de sonido y más de un millar de trabajadores propios y contratados para tareas de producción, montaje y seguridad. Todo ello transportado en una veintena de trailers y autobuses.

Con más de 50 millones de copias vendidas de sus siete discos, la colombiana ha arrebatado a Gloria Stefan y a Jennifer López la vitola de mayor diva anglolatina. El vídeo de su trillado ‘Waka Waka’ ha superado los mil millones de visionados en YouTube, algo sólo logrado por Lady Gaga y Justin Bieber. Ha protagonizado sonadas campañas de publicidad y de márketing viral (la última, la del vídeo de ‘Rabiosa’ en el que sale morena y con el pelo corto) y, sobre todo, ha obtenido promoción extra tras oficializar en enero su romance con Gerard Piqué, que ya se rumoreaba desde que se afincara a tiempo parcial en Barcelona.

Pero todo ello no parece bastante para garantizar en San Mamés una entrada acorde con su popularidad, ya que la venta anticipada parece ir a un ritmo menor del esperado. En todo caso, parece garantizado que San Mamés mostrará el sábado un buen aspecto para ver a Shakira mover sus caderas. De momento, ya están agotados los llamados ‘Golden Tickets’ de 195 € que dan derecho a zona VIP, cena cocktail con barra libre, acreditación conmemorativa y reportaje fotográfico. Amenizarán la espera Juan Magan –dj, productor y remezclador al servicio de estrellas latinas como Juanes, Nelly Furtado, Paulina Rubio, Luis Fonsi, Alejandro Fernández o Pitbull– y Ragdog, banda viguesa de power pop comercial que hace tres años fue la primera apuesta del sello digital del patrocinador de la gira Movistar.

Que el mismo show, aunque amplificado, vuelva a verse en Bilbao seis meses después se debe a la implicación de instituciones públicas como el Ayuntamiento y la Diputación que, a través de Promobisa y Last Tour International, iniciaron las gestiones con Live Nation, emporio promotor de los tours de los mayores astros de la música popular (Madonna, U2, AC/DC...). Estos montajes mastodónticos ya no se conciben sin el soporte económico previo de entidades publicas y grandes compañías privadas, como el patrocinador oficial del tour, Movistar.

«Me prometí tener éxito»

Acorde con su posición en la lista de las 50 celebridades más caritativas del mundo y su rol como embajadora de Unicef, Shakira desarrolla, en contrapartida, una labor humanitaria que la hizo acreedora al premio Free Your Mind de la MTV. La cantante dona parte de sus millonarios ingresos a ONGs como ALAS (participada por otros astros como Alejandro Sanz, Miguel Bosé o su compatriota Juanes) o Pies Descalzos, la fundación en favor de la nutrición y la educación infantil que creó en 1996 tras el éxito de su álbum homónimo y a la que destinó el medio millón de euros que Freixenet le pagó las pasadas navidades por hacer de burbuja.

Y es que, aunque haya tenido conexiones con la ‘biutiful’ sudamericana (su anterior pareja fue el hijo del expresidente argentino Fernando de la Rúa) y promueva la ‘educación global’ hablando en universidades o con presidentes de gobierno, Shakira Isabel Mebarak Ripoll no olvida sus orígenes en Barranquilla.

En esta localidad caribeña al norte de Colombia, donde ha construido varias escuelas, nació hace 34 años esta cantante y bailarina precoz en el seno de una familia acomodada que tuvo que volver a empezar de cero cuando su padre, empresario de origen libanés, fue a la quiebra. «Perdimos todo de repente cuando yo tenía ocho años. Recuerdo que mi padre me llevó a un parque para que contemplase una realidad mucho peor que la nuestra. Todavía tengo grabada la imagen de aquellos niños descalzos esnifando pegamento. Entonces me prometí a mí misma que tenía que tener éxito para poder ayudarles. Tras invertir en educación, hemos logrado que niños pobres que podían haber sido reclutados por las guerrillas o los cárteles de la droga vayan a la universidad», recordaba la artista, cuyo nombre significa ‘agraciada’ en árabe, en vísperas de iniciar en Montreal la gira ‘Sale el Sol’.

Comienza el show

«Muestra mi estado de ánimo actual, con canciones que recuerdan a mis comienzos pero con una nueva perspectiva», ha dicho ‘la Shaki’ (así la nombran familiarmente sus fans) de su último disco, en que coquetea con la música latina urbana y, sin olvidar del todo al anglófono, mira más a su público latino cantando en español. Apenas tres temas cantará Shakira de ‘Sale al Sol’ en el espectáculo que, apoyado en su versátil y profesional banda mixta de seis multinstrumentistas y un par de bailarinas, ofrecerá el sábado en la ‘catedral’.

Con el mismo estudiado, previsible y de factura impecable show que pudo verse en el BEC, Shakira ejerce de loba escénica cimbreando su pequeña figura dos horas en las que cambia hasta ocho veces de vestuario, baila descalza, reparte entre el público las rosas amarillas que exige por contrato e incita a imitar su moruna danza del vientre. Lo hace con un repertorio apenas alterado en tres temas que inicia surgiendo de entre el público envuelta en tules rosas de los que se desprende en el escenario para iniciar con ‘Pienso en ti’ un paseo por todos sus palos. Del punto disco (‘Why Wait’) al latin pop travieso (‘Te dejo Madrid’, ‘Ciega sordomuda’), el cambio de registro aflamencado que con violines, palmas, acordeón y cajón hace junto al público frontal en ‘Gitana’ o el flirteo con reggaeton y los ritmos latinos urbanos de ‘La Tortura’ o el politonero ‘Loca’.

Entre baladas, ramalazos afromorunos y amagos de soft rock como su versión de ‘Nothing Else Matters’ de Metallica , Shakira pasa de ser una fiera del R&B latino con ‘Loba’ a odalisca en el arabesco ‘Ojos así’, antes de encarar los tres bises finales con ‘Antes de las seis’, mover las caderas con nieve de confeti en ‘Hips don’t lie’ y cerrar bailando el obligado ‘Waka Waka’ con sus fans sobre la platea.

La gira 'Sale el sol' 
El concierto
Lugar: Estadio San Mamés (Bilbao)
Día y hora: Sábado 4 de junio
Teloneros: Juan Magán y Ragdog
Horario: 18.30, apertura de puertas; 20.30, teloneros; 22.00, Shakira
Entradas: de 50 a 190 € euros.Venta: Livenation.es, Ticketmaster.es, Servicaixa y Cajeros BBK
Las cifras
Escenario gigante: 36 metros de ancho x 18 de fondo x 18 de alto. Con dos pantallas gigantes a ambos lados del escenario.
Potencia de luces y sonido: 400.000 vatios de iluminación y 250.000 vatios de sonido.
Nº de trabajadores global: 624Nº trabajadores barras: 110Nº de barras hostelería: 11Nº de trabajadores seguridad: 234Nº de azafatas: 40Nº de trabajadores carga y descarga: 90Nº de trailers que traen: 14 trailers y 6 autobuses.
Nº de trabajadores que traen ellos: 150