viernes, 27 de mayo de 2011

'La Catedral', piedra a piedra

Un año después del acto simbólico del inicio de las obras, las máquinas entrarán a excavar en el solar del nuevo campo la próxima semana

ROBERT BASIC , BILBAO | .-

Eneko Vivanco ha hecho un año y 28 días. Tenía apenas cuatro semanas cuando su padre, Gorka, le llevó en brazos a San Mamés. ¿El motivo? Que el socio más joven del Athletic pusiera la primera piedra del nuevo campo, junto al más veterano, Federico Urieta, una combinación generacional cargada de simbolismo que bendijo el proyecto más ambicioso de la era moderna del club bilbaíno. Pues bien, hoy se cumple un año desde aquel momento histórico y la futura ‘Catedral’ aún sigue siendo un solar que, según fuentes de Ibaigane, empezará a excavarse la próxima semana. La entrada de las máquinas acercará un poco más el futuro a los aficionados, impacientes por inaugurar un estadio moderno que jubilará definitivamente a la ‘vieja dama’ allá por 2015.

Sorprende el aparente estado embrionario en el que se encuentra la parcela, hasta ahora estudiada por topógrafos y geotécnicos, pero los plazos de ejecución siguen su curso con normalidad y en fechas previstas. De hecho, el pasado viernes se rubricó la licencia de obra a cota cero, es decir, el trámite necesario para que las excavadoras inicien los trabajos de perforación. Si no se producen contratiempos de última hora, según fuentes del club, las máquinas estarán sobre el terreno el martes o el miércoles. Una vez acabada esta parte, habría que pedir la ampliación del permiso o uno nuevo para abordar la segunda etapa del proyecto. La sociedad San Mamés Barria, compuesta por el Athletic, la Diputación de Vizcaya, la BBK y Ayuntamiento de Bilbao, adjudicó el 9 de mayo el contrato para la ejecución del movimiento de tierras –fase uno– a la UTE Balzola, Cycasa, Vda. de Sainz, Exbasa y Cantábricas por un importe de 2,8 millones, además de conceder al mismo conglomerado de empresas los tajos de urbanización del área equipamental por 6,4 millones.

Cápsula de tiempo

Hace hoy un año, Fernando García Macua definió la futura ‘Catedral’ como un «auténtico proyecto de país, absolutamente estratégico para Bilbao, Vizcaya y Euskadi». Ante una carpa abarrotada por unos 300 invitados de excepción, entre representantes institucionales, viejas glorias y jugadores de la actual plantilla, el presidente del Athletic proclamó con solemnidad que «ponemos la primera piedra de nuestro futuro». De momento, toca el movimiento de tierras y más tarde empezarán a visualizarse los contornos de la nueva casa rojiblanca.

Las excavadoras trabajarán sobre un terreno que desde hace justo un año conserva un pequeño tesoro en sus tripas. Aquel 26 de mayo de 2010 se enterró una urna de cristal que contenía una camiseta del Athletic, una agenda, un ejemplar del periódico ‘Bilbao’, varios pins de las peñas, un módem USB con los nombres de todos los socios y las raíces del árbol de Gernika. Una cápsula de tiempo que ya tiene 365 días y que sostendrá el peso de uno de los proyectos más ambiciosos en la historia de un club centenario. Según los plazos de ejecución, el primer partido podría jugarse en la temporada 2013-2014 y el traslado definitivo está previsto para 2015.

Al lado del solar reservado para el nuevo San Mamés, que costará unos 175 millones de euros y tendrá 53.000 localidades –13.000 más que el estadio actual–, ya se puede contemplar la estructura de las escuelas universitarias de Peritos y Minas. El final de su construcción está prevista para el año que viene y los dos edificios verán cómo el futuro de ahí al lado se acerca poco a poco.