miércoles, 15 de julio de 2009

Peligra la nueva Catedral

Si el Ejecutivo Vasco no pone dinero la financiación se complicaría sobremanera.

RAFA BEATO. Bilbao 15/07/09 - 16:40.

La construcción del nuevo estadio de San Mamés se complica por momentos y hasta podría ponerse en serio peligro si el Gobierno Vasco no se involucra en la financiación de dicho proyecto.

Es evidente que no corren buenos tiempos en lo económico y que la crisis que padecen todos los estamentos de la sociedad está afectando sobremanera a todo el mundo, incluido un asunto de capital importancia para el futuro del Athletic, la construcción de su nuevo estadio.

El asunto depende ahora mismo de que el nuevo Ejecutivo que preside el portugalujo Patxi López se avenga a destinar una importante ayuda económica a la sociedad San Mamés Barria, soportada hasta ahora por Diputación de Bizkaia, Bilbao Bizkaia Kutxa, Ayuntamiento de Bilbao y Athletic Club, que son los pilares básicos de la financiación del nuevo campo del club bilbaíno.

Dichas instituciones han instado al Gobierno Vasco a que se integre en el proyecto y destine una partida aproximada de 55 millones de euros para poder sacar adelante un proyecto enquistado por asuntos de corte económico. Sin embargo, el Ejecutivo Vasco no acaba de dar el paso dado que la actual coyuntura económica exige numerosos esfuerzos de las instituciones públicas al punto de que los presupuestos no dan para casi más...

55 millones tienen la 'culpa'
Esa aportación resultaría evidentemente fundamental para el futuro del mismo ya que de lo contrario sería absolutamente inviable, a día de hoy, afrontar el presupuesto del proyecto, que se elevaría hasta unos 170 millones de euros.

Diputación y BBK, principales soportes económicos del proyecto, han destinado ya sus partidas para el mismo. El Athletic cuenta con la aportación de los que serán nuevos socios del club, pero poco más. El Ayuntamiento colaborará con la cesión de terrenos y exención de tasas. Pero falta dinero, y mucho, para acabar por perfilar de qué manera se financiará dicho asunto.

Entretanto, el proyecto no acaba de arrancar y siguen demorándose los plazos de ejecución. Por el momento, se ha tenido que variar en dos ocasiones el primer proyecto, aquel que se presentó en su día a bombo y platillo, maquetas incluidas, y que posteriormente fue remodelado con el fin de intentar obtener espacios comerciales con los que rentabilizar el nuevo estadio.

Fuente: Marca