jueves, 9 de octubre de 2008

El nuevo campo estará listo para la 2014-15

Zarate anuncia que el plazo de fin de obra está previsto para marzo de 2013


A. San Cristóbal - 09/10/2008 03:00


El nuevo estadio rojiblanco tomó forma ayer en las diapositivas explicadas por Juan Antonio Zarate. Planta por planta fue recorriendo la estructura del futuro campo. Tanto fue el realismo que llegó a inspirar una esperanza de cercanía en la realización del mismo, de proximidad en su tangibilidad. Sin embargo, los fríos números de los plazos devolvieron la consciencia a los presentes. "Si todo va según lo previsto, el Athletic podría empezar a jugar en el nuevo San Mamés al comienzo de la temporada 2014-15", anunció el contable de la entidad bilbaína.



La colocación de la primera piedra, no obstante, se espera antes del fin de la presente campaña. A partir de ahí comenzará la ejecución del proyecto, que se divide en tres fases. La primera será la edificación de la primera herradura, la que no compromete la estructura del actual estadio rojiblanco. La conclusión de esta fase está prevista durante la temporada 2012-13.

No al gasto adicional

Zarate quiso delimitar la responsabilidad de cada una de las directivas implicadas en la construcción de un nuevo campo. Admitió que la localización, la ubicación del estadio dentro de ese estadio y la constitución de la sociedad San Mamés Barria han sido heredadas. Pero también se esforzó en dejar muy claros los logros de los dirigentes actuales. "El plan, tal y como estaba propuesto, no tenía viabilidad. Esta junta directiva ha conseguido ampliar la huella, con 24.500 metros cuadrados más edificables. También ha logrado un mayor aforo, un espacio destinado a otros usos, una mejor distribución, más plazas de aparcamiento y la optimización del coste del proyecto", explicó.

En cuanto al dinero aportado por el club hasta la fecha, afirmó que la actual directiva no ha realizado ingreso alguno, por lo que se limita al 1.200.000 abonado en un principio. "Bien aportado", según opina el propio contable. Y en cuanto al coste que puede ocasionar a los socios declaró que "el objetivo de esta junta es que la construcción del nuevo campo no repercuta ningún gasto adicional para los socios"